10 octubre 2009 | By: Denebola

Perlas de la noche maña (Episode I)

Hace poco hubo reunión de féminas en mi grupo, y tuvimos sesión remember de los mejores momentos de la noche maña. Lo cierto es que fue divertido. Me dispongo a compartir algunos de ellos con ustedes. Claro está, no todos son míos, y, como suele decirse, se dice el pecado, pero no el pecador.

Perla nº1
Sin duda, la mejor. Háganse composición de lugar: macho ibérico cortejando a la señorita, tratándo el ataque de la cobra fallidamente varias veces, así que sólo le queda convencerla para que ceda en su afán de resistirse. Un elemento de la noche peculiar, si contamos con que tiene la mejor cara de garrulo, el pelo largo, y va vestido con camiseta de tirantes abanderado, marcando tripón cervecero, y mallas de leopardo marcando... Mejor lo dejamos.
- Yo soy el Pepe (llamémosle Pepe), y tú no conoces la vida según el Pepe. La vida según el Pepe es lo mejor que te puedes imaginar, la vida según el Pepe, mola. Una vez que la pruebes, no querrás dejarla...

Perla nº2
Unas cuantas de nosotras, en nuestro antro de costumbre, esperando a la última para empezar la fiesta. Entra por la puerta, y lo único que se ve es un escote hasta el ombligo.
-Joder, vaya escote me llevas, ¿no?
-Pues tú no puedes hablar muy alto, que el tuyo se las trae.
-Ya, pero, ¿sabes qué pasa? Que yo me las miro, y me gustan...
-Sí, a mí me pasa lo mismo. Te las miro, y me gustan...

Perla nº3
Una amiga y yo, arrastradas fuera de nuestro hábitat natural por terceras personas, acabamos en un bar de pijos flequilleros, niñas-moño y cincuentones trajeados. Se nos acerca un elemento lo más parecido que puedan imaginarse a Torrente, pero de metro y medio escaso, y se dedica a tirarle los trastos a una de nosotras, a lo cual, la respuesta fue ignorarlo totalmente.
-Oye, tu amiga no es española, ¿no?
-¿Eh? Ah, no, no te entiende, es holandesa, no te esfuerces...
-Oye, tú... Sex, sex.
-Em... Déjala en paz, ¿quieres? Es mi novia.
- ¿Eh? ¡Ah! Pues un trío. Oye, tú, Sex, sex...

Perla nº4
Sentaditas en uno de los bares, tomando la primera, entra en el antro en cuestión una mujer, cincuentona, vestida como si viniera de la piscina y con un colocón de espanto y terror. Se acerca a nuestra mesa y nos empieza a dar palique. Nos miramos con cara de no entender de qué manicomio ha salido ése especimen mientras nos cuenta que es ex-prostituta, y las gratitudes de una vida como la que ha llevado, pero que ahora se dedicaba a la jardinería (...?). En uno de sus vaivenes barra-mesa, se le acaba de aflojar el tornillo a la mujer en cuestión:
-Sí, porque yo tengo mucho mundo... Tú eres la guapa y tonta, y tú la inteligente y fea. Tú acabarás trabajando de azafata y haciendo de puta sin cobrar, y tú delante de un ordenador y viviendo con 15 gatos.
-Hay un par de detalles que se te escapan... Yo tengo cerebro, ella está buena, y tú... Ya no sirves ni para puta.


Bueno, en cuanto recuerde alguna perlita más, iré actualizando. Además, son Pilares, y la noche maña promete... Cada noche me doy cuenta de lo afortunada que soy por conservar mis neuronas y mi dignidad...

La Ñeka.

1 comentarios:

Elros dijo...

Yo si las mirara, seguro que también