29 abril 2008 | By: Denebola

EL Ángel de la Oscuridad. Capítulo 1

Y tras mucho darle vueltas al asunto, me dedico a escribir una saga de relatos a lo cómic Marvel... Espero que les gusten.



Cerró los ojos y dejó que la brisa del mar le golpeara la cara. Le gustaba aquél lugar apartado del mundo donde nadie llegaba y podía respirar profundamente, le gustaba perderse allí... Le devolvía la serenidad y la calma que le hacían falta para llevar la doble vida que llevaba. Sólo podía escuchar el romper de las olas con una fuerza brutal contra las rocas, y aquello le hacía salir de su cuerpo, esfumarse, evaporarse... Olvidarse de todo.
Abrió los ojos y miró hacia aquella tremenda luna llena que la miraba. Le encantaba, la hipnotizaba. Era normal... Totalmente normal. Todos los vampiros sienten una atracción hipnótica por ella.
Se miró las manos, pálidas, llenas de sangre... ¿Qué clase de vida era aquélla? No la había elegido, le había tocado, pero a veces envidiaba una vida normal, una de ésas de ir al trabajo y volver a casa a dormir, y salir en el fin de semana. Ella... No podía. Cuando llegaba la noche, salía, como otra persona, si es que se le podía llamar así, porque en realidad, estaba muerta. Cuando se transformaba, como solían llamarlo, su corazón dejaba de latir.
No era humana. No era vampiro.
Era un híbrido. Pero un híbrido como nunca nadie había visto.
Había otros híbridos pululando por la noche, o por el día, pero sabían a qué mundo pertenecían. Ella no. Por eso, cada noche, al llenarlo todo la oscuridad, se dedicaba a seguir su lado humano a pesar de ser aparentemente un vampiro. Por eso mataba vampiros. Y por eso su popularidad entre estos seres, no es que fuera muy alta precisamente...
Le daba igual, siempre había trabajado sola. Hasta ahora no le había ido nada mal... No tenía absolutamente nada que perder.
28 abril 2008 | By: URAPlay

Lo que dijo Denebola

Que los pequeños momentos, las pequeñas cosas, los pequeños detalles "molan". Mis "cositas" molan. Son lo mejor. Pero es otro tema.

Ayer como que no podía dormir, así que me fui a ver que tenia en algunas carpetas del pc. Sí, Yo no se que tengo, que guardo y que dejo de guardar. Se donde está la música, lo demás lo dejo por donde se quiera XDDDDD. Y encontré un regalo de cumpleaños (sí sí, incluso guardo dentro de los discos duros regalos de cumpleaños). Y lo sigo pensando, tal y como pensé el día que lo recibí, que es el mejor regalo que me han hecho nunca. Por qué? Porque Play no es muy material, porque Play no quiere grandes regalos que cuestan mucha pasta, porque Play, pese a aparentar ser un cabrón, y serlo en parte, no lo es tanto como piensa ni cree.

Si, me estoy llamando buenazo. Pero soy de pequeños detalles. En la vida encontramos la felicidad en las pequeñas cosas... Una pequeña fortuna, un pequeño yate, una pequeña mansión... Eso lo dijo G. Marx, pero Play, aunque no le importaría tener esas "pequeñeces", sigue siendo un tío de pequeñeces. El mínimo detalle me hace soltar lagrimones a veces, que gilipollas es uno no?

Y bueno... Aquel día llovía, y me salió algo bonito, por llamarlo así... Aunque el regalo superó mil veces lo mio.

Y ya paro. Hacía días que no escribía, faltas de ganas. No creo que sea una descripción de mi, posiblemente sea como me veo ahora. Pero espero ser mas cabrón de lo que soy, os lo juro XDDD

PD: Me doy cuenta que he hablado en 3ª persona. Me parezco a cierto personaje televisivo que supuestamente hablaba con fary.



PD2: Y decir que sí, que me lo has "robao" XD
27 abril 2008 | By: Denebola

The clockwork orange

Ayer no estaba para jaranas y decidí que era el momento oportuno de ver una de esas películas que siempre han sido una asignatura pendiente para mí.
Las típicas que todo el mundo se echa las manos a la cabeza cuando comentas "Pues no la he visto", y te las recomiendan a diestro y siniestro.
Me la había recomendado una amiga que ha estudiado psicología, pero... como está tan ida de la pelota, tampoco me fiaba demasiado de su opinión. También mis padres. "Una gran obra maestra de Kubrick". Y una persona cuyo gusto cinematográfico admiro...
Así que, anoche, a las 12 ligeramente pasadas, sin sueño y sin ganas de pensar en mil historias que me rondan la cabeza, con la artillería suficiente para ver una película como a mí me gusta, sola, me decidí a verla.
Saqué el vodka, la naranja, el tabaco, un cenicero vacío, la almohada, y me puse "La obra maestra": La Naránja mecánica.
Y sin duda que lo es.
Brutal, me gustó muchísimo, a pesar de la crudeza, la dureza y el cinismo que refleja, me enganché de tal forma, que, ni pude tumbarme tranquilamente en el sofá. Me quedé sentada, de piernas cruzadas y aferrada a mis vaqueros, mirando como una boba la televisión, en una oscuridad casi absoluta. Ni siquiera cuando me encendía un cigarro podía apartar los ojos de la pantalla.
Por una parte, el personaje, peculiar, sin ninguna duda, hasta en su forma de hablar, el entorno, totalmente estrambótico... Pero no por ello falto de realismo. Podría trasladarse en cualquier otro contexto y seguiría siendo igual de válida, o más.
Sabía que era una película dura, ya sólo su argumento "la violencia engendra violencia", lo dice todo.
Lo que me impactó fue que, a pesar de que las escenas explícitas de ultraviolencia no lo eran demasiado (me explico: no se ven vísceras, ni golpes directos), lo eran lo suficiente como para contener una sensación en la boca del estómago que angustia... Ese mismo argumento me llevó a preguntarme si hoy en día no estaremos demasiado acostumbrados a ver imágenes violentas a diestro y siniestro.
Me explico.
Las imágenes de esta película son duras y muy violentas. Y hoy por hoy, en cualquier edición del telediario, podemos ver imágenes bastante más duras que las que fueron incluídas en esta película, una cámara no se aparta cuando hay sangre, descuartizamientos, etc. Al verla, no eres insensible a ellas, pero te dices "Pues no es para tanto...", y no es así. Es violencia pura y dura, explícita, y sin embargo, hoy por hoy estamos tan acostumbrados a ver esa clase de cosas y peores, que no te afectan como deberían hacerlo...
Otra de las cosas que se me vino a la cabeza al ver esta película es que, realmente, en esta vida, todo lo que das, acaba volviéndote a ti. Si generas sufrimiento, llegará un momento en que ese mismo sufrimiento, vendrá a ti...
Una película sobre la que podría sacar mil temas... Pero me quedo aquí. Ya me he alargado bastante.

Mi próxima asignatura pendiente: Episodio 3 de Star Wars... Pero para ello necesito unas circunstancias especiales.


La Ñeka profunda ha hablado.
26 abril 2008 | By: Denebola

Pequeños momentos casi perfectos

Hoy me ha llamado El Romano. Cosa rara. Me ha extrañado, no suele recurrir a mí fuera del horario de trabajo. Debe ser que ve reflejado en mí algún tipo de continuación de lo que él fue antes de darse a la vida de casado...
Hacía un día de ésos de casi verano, y no quería quedarme en casa. A pesar de la oferta de mi angelito de repetir la escapada de anoche, no me apetecía salir hoy; sé que la noche se nos complica así de repente, y amanezco a las tantas de la mañana, desayunada, y no me apetece, hoy no tengo el día Flex. Sin embargo, el ir a tomar unas cervezas, tranquilamente, a alguna terraza, me ha hecho ponerme las bailarinas de Dublin y salir por la puerta.
La Gran Vía estaba a reventar. Sin embargo, no era agobiante. Cosa rara, suelo aguantar bien poco entre las masas, debe ser mi estado de pasotismo de hoy, de ésos en los que todo lo que te rodea te da lo mismo y estás en una pequeña burbuja con una extraña paz interior.
Me he acordado de ése sitio, y he sentido una necesidad increíblemente fuerte de ir allí. Hubiera preferido ir sola, o quizás con otra persona, concretamente, pero me he llevado al Romano.
En lo más profundo del Parque Grande, en lo alto de una de las lomas, ese resquicio de paz dentro de la civilización. Me encanta ese sitio. No es que sea impresionante, de hecho, más simple, imposible, pero me gusta.
Y allí estábamos los 2, en las sillas en las cuales, cuando te sientas, te hundes y sólo te queda respirar profundamente, semitumbado, y echar la cabeza atrás para ver las escasas nubes de un cielo azul celeste como hacía mucho no lo veía, rodeados de verde y sin alergia, con un par de jarras de cerveza, la mía con granizado de limón. "Eso son mariconadas", me ha dicho él. Ya lo sé, pero me gusta, y es el único sitio donde puedo pedirlo.
Para mi sorpresa, el Romano se ha sacado de la manga algo que... Perfecto. En ese momento, perfecto. O casi...
Con esa cara de loco y esa sonrisa que te hace pensar que no puede estar pasándosele nada bueno por la mente, ¿qué iba a esperarme de él? Y como allí no íbamos a ser ni los primeros, ni los últimos, pues se ha encendido el petardo de maría, como lo llama él. Me encanta ese olor.
En esos momentos de paz, tranquilidad, sin más ruido que el de los de las mesas de al lado, que tampoco es que fueran apabullantes, cerveza fría con granizado, me ha venido a la mente la guitarra de Children of Bodom tocando las 4 estaciones de Vivaldi, que no sé por qué, no puedo dejar de escuchar en cuanto suena. Hubiera sido ya brutal.






Hay pequeños momentos que, sin ser nada del otro mundo, lo son todo. Te llenan de felicidad y te hacen sentir... Bien, pero bien, de dibujarte una sonrisa en la boca.
Me encantan esos pequeños momentos.
Y eso que habría cambiado al Romano por otra persona... Entonces habría sido un pequeño momento perfecto.

La Ñeka se va a cenar sushi.

Al fin y al cabo... Puede que a la izquierda sola.

Hoy necesitaba salir de mi agujero.
Y sabe Dios que lo he hecho (o quizás haya huído, eso sólo lo sé yo y quien se atreva a preguntar, que aventuro que será nadie a quien le importe de verdad, con lo cual, lo enviaré a coger caracoles al Campo de Marte de Tarragona... No sé por qué, se me antojó ese sitio), mi angelito me ha querido salvar, y al final lo he acabado salvando yo a él.
Gran ironía, pero no me importa.
No me importa darle mis últimos euros para que pueda volver a su casa, aunque yo tenga que hacerlo a pie. Las circunstancias así lo han querido (y bien sabe quien me conoce que la habría acompañado hasta su cama si hubiera hecho falta), y mi camino de vuelta se ha visto sumido en una gran reflexión...
Y es que pocas personas saben lo que es una bajada de hierro.
Más de una hora tratando de convencer a una persona tan testaruda casi como yo de ingerir algo que le hiciera reaccionar (y después de estar rodeada a diestro y siniestro por unos "macizorros", y tan desgraciada de no haber sido consciente), al final la he conseguido llevar a casa.
Y de vuelta, ya casi innecesario un "pelas", con la vejiga pidiéndome auxilio a gritos por la cantidad de zumo de cebada que no ha hecho el efecto deseado durante la noche, por el camino de vuelta, me he preguntado muchas cosas sobre la verdad.
Y se me viene a la cabeza algo así sobre una película de una rubia jodidamente mala (si esque ya sé yo que no hay rubia buena... Aunque hay morenas que... En fin, de excepciones está el mundo lleno) que decía eso de "La ignorancia mata"... Gran Rebecca de Mornay.
Y esque la verdad puede hacer mucho daño.
De ésas que han estado ahí y no has querido ver. O no has podido...
Otras, son de ésas que, por el motivo que sean, aunque dolorosas, puedes entender.
Otras que duelen, pero... Tienen marcha atrás.
Otras que no tienen perdón.
Y ahora, mientras veo amanecer con mi café en mano (de ésos que, a pesar de las horas y el grado de alcohol, que tampoco es tan elevado como desearías, no te van a quitar el sueño), me doy cuenta de que, aunque en muchos aspectos aún sea una niña, en éste no.
Quizás por eso mismo, aunque nadie se haya dado cuenta, sé cuidar de mí misma.
Llevo haciéndolo muchísimos años.
El amanecer es bonito. Precioso. Me salgo a la terraza, y... Recuerdos. La azotea. Sí, la necesito, pero no está. Además, no puedo.
Y veo amanecer. Y no quiero. Prefiero la luna, mi gran aliada, ésa que me mira pálida, triste siempre, y me dice mil cosas sin decir nada.
Llegué tarde.
Aunque, ¿qué más da? Lleva mirándome triste muchísimo tiempo. Y yo, estúpida de mí, no sabía por qué.
Toma verdad.
¿Sabéis qué? Que le jodan al mundo. A la verdad. A los bajones de hierro. A los gilipollas que se piensan que te juzgan por el tamaño de tu escote. A los que se cruzan en tu camino y dicen eso de "Ésta tía tiene que ser una Diosa en la cama". A los DJ's que no tienen AC/DC. A los que ven a 2 chicas juntas y, o te creen presas fáciles, o te creen lesbianas. A... Todos.
Sólo necesito una cosa.
Sólo una.
Yo sé lo que he escuchado. Yo sé lo que se ha dicho con conocimiento de causa (y lo que se ha dicho con un descontrol total). Yo sé que hay cosas que no se dicen sin más. Yo sé que hay cosas que no se piden sin más. Yo recuerdo muchas cosas... Muchas frases dichas a personas que nada tenían que ver. Otras, me las han dicho ésas personas que saben más que tú sin tener por qué.
Quizás sea el momento de juzgar.
De juzgar por mí misma y decidir.
Pero ahora, como que me voy a la cama, que tengo un sueño criminal...
Acompañar a una falta de hierro muchos cms más que tú y venir a casa andando... Cansa. Y darle al tarro, más.
Pero, joder, tengo las cosas claras. Olé por mí.
Paso del mundo. Apenas le quedan unos cms a mi cigarro, y, aunque la boca me sabe a cerveza y a vodka, sé qué quiero, y qué no.
De momento, lo único que sigue firme en mí son, ese concierto, a pesar del jevillano, esas vacaciones de Amsterdam, y... todo lo que hay en mi interior imposible de destruir. Que, gracias a Dios, es mucho. Es decir... Todo... Sí, todo, aún así. "Ni caso"... Por algo será...
Y sobretodo, mi plan a largo plazo.
Puede que haya quien no lo recuerde, pero yo lo tengo ahí dentro de mí. El único motivo que tiene, soy yo y mi liberación.
Y a los que no le quieran seguir... Peor para ellos.

La Ñeka se va a dormir.
23 abril 2008 | By: Denebola

¡Alto! ¡Policía!

He vuelto a pisar Madrid. ¿Los motivos? No importan. El caso es que me ha encantado, he disfrutado como un auténtico enano, he comido todas esas deliciosas guarrerías grasientas que sólo en el Imperio somos capaces de cocinar.

He pisado bares, he olido a ducados, he visto a gente con el palillo en la boca, me he manchado las zapatillas con colillas de tabaco y serrín, he bebido vino, mucho vino… He disfrutado.

Pero mis experiencias y sensaciones ibéricas no era lo que quería narrarles, es un hecho aislado, más bien una crítica. El sábado por la noche me ocurrió algo totalmente surrealista. Procedo a ello.

Madrid, aproximadamente las cinco de la mañana, populosa barriada de Moratalaz, la noche totalmente cerrada, dos individuos se dirigían a tomar “la penúltima” y a reencontrarse con algún elemento más de la manada. Obviamente hablo de mí y de otro compañero de fatigas conocido como “El Quedao”.

Antes de continuar con la historia, les haré una pequeña descripción de “El Quedao”. Este personaje es de ese tipo de personas que hablan poco, pero cuando lo hacen es con una gracia superlativa y soltando frases sentenciosas.

Volviendo al tema que nos ocupa, y aproximadamente a unas pocas decenas de metros del siguiente establecimiento al que nos dirigíamos, “El Quedao” rompe su silencio diciendo:

- “Me voy a hacer un porro gordaco que estoy gastando el pedo con tanto paseo.”

Llevábamos aproximadamente 10 metros andando.

En ese preciso instante y apareciendo de la nada un coche se detiene junto a nosotros y dos elementos vestidos de paisano salen apresuradamente del vehículo gritando al alimón:

- “ ¡Alto! ¡Policía!”

“El Quedao” haciendo honor a su nombre, hizo la estatua, yo por el contrario di un salto hacia detrás, recogiendo mis brazos hacia el pecho y retorciendo las piernas en un gesto instintivo para proteger mis genitales, como cualquier animal haría pero quedando en una postura totalmente ridícula y más gay imposible.

Tras recuperarme del susto y viendo a “El Quedao” exactamente igual que 5 segundos antes, es decir, china de hachís en mano diestra y mechero en la siniestra, los dos agentes de la ley se acercan a nosotros y tras identificarse nos piden la documentación y a “El Quedao” le preguntan qué es lo que tiene en la mano derecha, éste, sin cambiar un ápice su hierático rostro sentencia:

- “Es un huevo pakistaní de veinte euros, por eso es tan pequeñajo, tenía pensado fumarmelo entre hoy y mañana, pero que por desgracia, me temo que me vais a quitar. Espero que lo disfrutéis tanto como yo lo hubiera hecho.”

Tras esto y con un gesto de displicencia, el policía que llevaba la voz cantante nos pide que nos vaciemos los bolsillos sobre el capó del coche, en un tono que a mi no me gustó en absoluto. Mis gónadas estaban comenzando a hincharse adquiriendo el tamaño de dos manzanas reinetas y repliqué:

- “Sin ningún problema, agente, sin embargo me va disculpar y puede que me equivoque debido a las altas horas que son y al cansancio acumulado que llevo hoy, pero creo que no nos conocemos y por tanto no recuerdo haberle concedido el honor de tutearme, y al igual que hago yo, le rogaría que mantuviese el mismo trato que yo le doy.”

“El Quedao” me conoce, y sabe que cuando me pongo así no hace falta que intervenga nadie más, por lo que volvió a su estado vegetativo.

Tal vez fuese el estado de embriaguez, el cual afortunadamente no era lo suficientemente alto como para no vocalizar correctamente, máxime tras el susto inicial, pero me dotó de unas ganas tremendas de sacar a Pirómano en su máxima expresión ante el trato vejatorio que estábamos sufriendo.

El policía con mi DNI en mano, me preguntó acerca de mi domicilio, una tremenda carcajada sorda resonó en el interior de mi cabeza, pero manteniendo mi cara totalmente impertérrita contesto:

- “Pensaba que para aprobar las oposiciones era necesario saber leer.”

Sabía perfectamente que me la estaba buscando, pero no podía mantenerme callado viendo cómo nos tenían retenidos ya más de 15 minutos por una simple china de hachís.

- “Será mejor que se mantenga en silencio, caballero, si no quiere tener más problemas.” Replicó el policía.

- “No sé en que tipo de problemas estoy cuando no llevo sustancias ilegales –era cierto-, no estoy conduciendo en estado de embriaguez y que yo sepa, no estoy en busca y captura.” Lo siento, pero no pude aguantarme.

“El Quedao” volvió por unos instantes de su universo paralelo para darme dos golpecitos en el brazo y decirme:

- “Eh tío que vienen dos coches más.”

Efectivamente, dos patrullas más del honroso y enorgullecedor Cuerpo Nacional de Policía se detuvieron junto a nosotros. El tamaño de mis testículos iba en aumento a cada minuto que pasábamos con un frío polar y húmedos debido a la fina lluvia que caía.

Aquello parecía una reunión de policías y nosotros dos, miembros de Al Qaeda. Mis genitales eran dos sandías:

- “¿Por qué no, en lugar de estar aquí tres patrullas con nosotros que no hemos hecho nada, salvo tener mi amigo un mínimo trozo de hachís, van a donde verdaderamente hay escoria? Al igual que yo, ustedes saben donde encontrarlos, vivo muy cerca de ahí. Pero eso supone meterse en problemas y eso es lo que no quieren. Prefieren pasar aquí el rato con nosotros dos que somos inofensivos y así cumplir el expediente.”

A lo cual uno de los policías de uniforme contestó:

- “Tu no eres nadie para decirme donde tengo que ir.”

- “Ni yo sabía que tuviese tantos amigos en el cuerpo como para que todos me tuteen”.

El policía me miró con la cara del animal rabioso, enfurecido e impotente, sabedor de que nada podía hacer, pero esa era mi intención, tocarle las narices tanto como me las estaban tocando a mí sin motivo.

Tras más de treinta minutos bajo la lluvia que empezaba a arreciar “El Quedao” volvió de uno de sus viajes astrales y juntando las palmas de las manos como el niño que se hace las fotos para el recordatorio de la comunión, poniendo esa misma cara angelical que todos tenemos en dichas estampas, le dijo al policía de paisano:

- “Por favor, devuélvame mi documentación, el hachís ya sé que no me lo va a dar, póngame la multa, pero deje que nos marchemos ya, que tengo frío, me estoy mojando y al final nos van a cerrar el bar y yo quiero otra copa más.”

Giré la cabeza y le miré con la misma cara que se debe tener cuando estás sufriendo un poltergeist.

- “Porfiiiiiiiiiiii”

Si, “porfi”, le dijo “porfi” al policía, yo no daba crédito a lo que acababa de escuchar, y no pude articular palabra.

Dos minutos más tarde nos devolvieron nuestra documentación y dejaron que nos marchásemos. Pero yo tenía una rabia enorme dentro de mi, me parecía totalmente fuera de lugar, que tres patrullas de la policía nacional nos abordasen en mitad de la noche, nos retuvieran bajo el frío y la lluvia durante más de 40 minutos para absolutamente nada.

Pirómano
21 abril 2008 | By: Denebola

Momento L'Oreal

Tengo un saborcillo amargo en la boca que, extrañamente, me hace sentir bien.
He tenido un día malo. ¿Conocen la Ley de Murphy? Si algo puede ir mal, irá mal. Mal no, ha ido peor (y ahora me viene a la cabeza esa frase de mi temporada con Pilita-mínima de "soy una peor"... Estoy muy mal)
Después de unos días de terror en casa, lo que me faltaba era lo de hoy.
Las ganas de asesinar en serie se elevaban a la enésima potencia en cuestión de segundos.
Con lo tranquila que soy yo, algunos pensarán que estoy de broma. Y no, no es broma. Asesinato en serie, sangre, era lo único que mi cerebro retransmitía. Evidentemente, así, no era plan de socializarme, así que, para no perder la costumbre, llevo varios días encerrada en mi pequeño caparazón, dejando que Dene se ocupase de todo.
Qué grande es.... No sería nada sin ella.
Hacía demasiado que no me autorrecluía en mí misma...
Un pequeño mensajito me ha recordado que mañana "será un día especial" (a lo Hombres G). ¡Toltilla!
¿Cómo se puede haber estado en Zaragoza y no haber ido "al sitio de las tortillas"?
Eso hay que arreglarlo.
Mañana es el día.
Qué recuerdos... Imborrables. El principio...
Y todos estos días con la verdad en mis narices, y las ganas de matar no me han dejado ver... Qué cosas. Hasta que no he tenido a mi amiga Ámbar aquí a mi vera, poniéndome el puntito ése de locura que me faltaba para volver a mi ser, no lo he visto.
Más vale tarde que nunca. Así, sin preocupación y sin más.
Como me dijo alguien hace muchísimo, "piensas como un tío". Cualquier mujer se le habría tirado a la yugular a arañarle la cara (hacia arriba, que escuece más), pero yo... No. Es el mayor halago que han podido hacerme en mucho tiempo. Eso de "ser simple", como alguien me dijo despectivamente, es una de las cosas más bonitas que me han dicho (bueno, una de las cosas, evidentemente, los primeros puestos están reservados).
No. No soy como las demás. Me gusta ser jodidamente clara y transparente.
Y repito: no soy como las demás.
Tengo algo difícil de explicar, que me hace diferente. No sobresalgo, nunca lo he hecho, y nunca me ha gustado; al que sobresale, le cortan el cuello, y yo quiero conservar el mío. Sin embargo, quien sabe ver eso que tengo yo y las demás no, sabe de lo que hablo.
Y no me estoy echando flores, esque necesito mirarme al espejo y decir "no soy Kira Miró, pero ya le gustaría a ella tener eso que tengo yo y que nadie tiene". Y quien no lo vea, peor para él (o ella, que de envidiosas está el mundo lleno), me conformo con tener mi pequeño círculo, de ésos que se pueden contar con los dedos de una mano, pero que pase lo que pase, siguen estando ahí.
Sí, a pesar de mis momentos de querer asesinar.
O de desaparecer repentinamente.
Quizás porque mis reacciones son así, entiendo las reacciones de los demás por extrañas que parezcan, de ésas que el resto de humanos no entienden y se ponen histéricos porque egoístamente sólo piensan en las repercusiones que han tenido sobre ellos.
A eso se le llama empatía.
¿Han probado a ponerse en la piel de otra persona? Es tremendamente difícil. Sin embargo, pocas veces no lo consigo. Hasta el punto de sentir cosas que no me pertenecen... Pero eso es otro tema sobre el que no me apetece divagar. Me lo guardo para mí y para quien yo considere oportuno (tú, sí, tú que estás leyendo...).
Y ahora, más tranquila y sosegada, me viene mi semanita en Amsterdam y esa proposición indecente de Diana. ¿Qué haría yo sin mi angelito? Angelito de 1'90 y mucho... Mi lado racional. Ése que me falta. Y yo, su lado pasional. El complemento perfecto... Si fuera hombre, ¡me la follaba! (ups, ¿lo dije muy alto?).
También es como un tío.. El problema es su pechonalidad... ¡Y lo que no es pechonalidad!
Me ha propuesto algo que, aunque aún me pregunto por qué, no se me habría ocurrido ni en un millón de años. Estaría bien... ¡Qué coño! ¡¡Estaría de P.M!! Puestas a desmelenarnos, lo hacemos a conciencia.
Y pensar que me hizo esa proposición al lado del clon del de los Mojinos Escocíos embutido en una camiseta del Real Zaragoza que parecía que iba a reventar... Me entra la risa. Pero a carcajada limpia. Proposiciones Indecentes ante una Guinness (y tras muchos Rua Vieja), al lado de un gordo tremendamente feo, pero jodidamente simpático... Bonito nombre para un artículo de Pérez Reverte...
Haz tu vida...
Qué coño, si la estoy haciendo. A las cosas no hay que darles mas importancia que la que merecen. No sé de quién es esa maldita frase, pero es tremendamente cierta, a pesar de parecer obvia. Que no lo es. Y Esperanza me la ha repetido hasta la saciedad, y no le he visto yo significado alguno... Hasta hoy. Mi amiga Ámbar me lo ha revelado. Ella sí que es una amiga... ¡¡muajajajaja!! Y van 3. No quiero llegar a la 7ª, mañana será un día especial (otra vez a lo Hombres G): hay que celebrar que un tal San Jorge tuvo algo que ver con Aragón y gracias a él, la princesita que se quería comer el dragón, y las rosas que salieron de su sangre, el miércoles podré dormir hasta la saciedad (soy una marmota, lo admito, aunque en compañía, bien sabe mi vecino que eso cambia sustancialmente...). Así que, espero volver al bar peculiar de cuyo nombre no puedo acordarme (esta vez, a lo Don Quijote, pero versión Dene 1.0), donde una gramola es la dueña del lugar, a poner El amante bandido, y a la Zeta, bareto recién descubierto en las entrañas de la tierra maña, donde me hubiera gustado ir en una compañía tremendamente agradable, por decirlo sutilmente.
Y ahora me vienen recuerdos a la cabeza. DeneMelancólica. Sólo éso tiene ese poder. Los recuerdos... Quizás no debería estar tan sujeta al pasado, pero los recuerdos son parte de lo que uno es. O eso es lo que pienso.
No hay futuro sin pasado...
Y hablando de pasado, me hago vieja.
Vieja, pero tremendamente sexy. Ojito. Que soy como los buenos vinos: mejoro con el tiempo, dentro y fuera de la cama (no tengo abuela, ¿qué pasa? murió hace ya mucho, y todas estas cosas tengo que decírmelas yo... Aunque empiezo a dudar de que mi abuela mentara la cama...).
Y, hablando de cama, me llama...
Una lástima que esté vacía.
Este cuerpo serrano desperdiciado... Con el negocio que haría conmigo Durex...

La Ñeka, un tanto ida de la azotea (jo, azotea...), ha hablado.
20 abril 2008 | By: Denebola

Carretera a la nada

Se despertó y la encontró tal y como la había visto antes de quedarse dormido.
Acarició su pelo y se quedó mirándola largo rato.
Dormía.
La miraba y mil cosas pasaban por su cabeza. Y de repente sintió miedo. Un miedo de ésos que te hacen estremecer y que te dejan frío, pánico, ése tipo de miedo que te paraliza y no te deja pensar.
Sintió la necesidad de salir de allí, y ni siquiera se lo pensó dos veces. Con todo el sigilo que el pánico le permitió, abandonó la habitación, avanzó por el pasillo, abrió la puerta, y salió.
Al llegar al portal, dejó las llaves con las que había cerrado una puerta que no quería volver a abrir en el buzón.
Era un adiós. Mentira, estaba huyendo.
Cogió las llaves del coche y encendió el motor. Sin pensárselo demasiado, pisó el acelerador y voló hacia algún sitio lejos de allí, no sabía dónde, pero lejos.
La lluvia repiqueteaba en los cristales en una melodía monótona que le tranquilizaba y le dejaba recuperar la razón lentamente.
Sólo tenía su imagen en la mente. No podía ver nada más.
La había dejado allí sin ningún tipo de explicación. Ni siquiera un adiós.
Se había portado como un cobarde.
Un maldito y desgraciado cobarde.
No podía hacerle eso.
Dió media vuelta y cayó en la cuenta.
Allí, parado en medio de una carretera medio desierta, mojada por una lluvia que no dejaba de recordarle qué haría al día siguiente cuando despertara y no encontrase nada, se dio cuenta de que no tenía camino de retorno: no podía volver, las llaves estaban en el buzón y no podía recuperarlas.
Se quedó allí, sujetando el volante con todas sus fuerzas, preguntándose qué había hecho...
Pero tenía tanto miedo...
Se había dado cuenta de que ella se había convertido en todo para él, y no podía. No podía dejar que eso pasara.
Volvió a pisar el acelerador, y siguió conduciendo bajo la lluvia rumbo hacia cualquier sitio...

No dejaba de repetirse que había hecho lo correcto.
Quizás las formas no eran las correctas, pero se sentía incapaz de mirarla a los ojos y decirle que desaparecía de su vida poque no podía enamorarse de ella.
No tenía fuerzas para hacer eso.
Aunque sabía que de este modo le estaba haciendo muchísimo daño.
Pero no podía... No era capaz. Estaba haciendo lo correcto...

Lo que no sabía, era que todos y cada uno de los días que pasara lejos de ella, su imagen y su recuerdo le iban a perseguir, reconcomiendo su conciencia.
Y que lo que quería evitar sentir por ella, era inevitable.
Que volvería a ella, a suplicarle el perdón que no merecía, y se encontraría exactamente lo mismo que iba a encontrarse ella cuando despertase esa mañana: nada.


A Morgue y Play, que les prometí un relato para hoy.

El primer título de Jaimiton

Lewis Hamilton gana su primer título: el de favorito entre la comunidad gay

El careto al enterarse

El universo de la Fórmula 1, tan crispado y polémico últimamente, no sólo desata ira y controversia, sino también muchas dosis de admiración.

Y prueba de ello es la encuesta que ha realizado el canal de televisión italiano Nuvolari, especializado en automovilismo, y que desvela que el inglés Lewis Hamilton es el piloto actual favorito del público gay.

Así, y según las opiniones de los telespectadores de esa orientación, el 32% de los votantes consideraron al corredor de Mc Laren, que afirmó hace poco que hará 15 podios seguidos, como el hombre más atractivo. Fernando Alonso, segundo en la lista, obtuvo el 21% de las preferencias.

En el tercer lugar del sondeo se ubicó el brasileño Nelsinho Piquet, con el 17% de los votos, mientras que el actual campeón mundial, el finlandés Kimi Raikkonen, quedó cuarto con 13% de los sufragios.

[20 Minutos]

Vale, dije que no pondría más noticias, aunque bueno. Miento a menudo en el blog. Pero, esta noticia va por Dene. Así que a "joerse".

Y bueno, ayer fui un rato hijodeputa. Y me sabe mal... Pero ya te lo dije. Así que recuerdalo eh, que la volvemos a tener...
19 abril 2008 | By: Unknown

Divagacion(Cutre-cursi para Dene y Play)...

Antes que nada, no me van los acentos, no me lincheis.

Querer sentir y no poder hacerlo es algo muy molesto, ademas de rabia, en cierto modo, da lastima; hace sentir impotente, gastado, cuando en realidad queda mucho por gastar.
Sentir y no querer sentir, es otra cosa, pero aun mas insoportable y dolorosa. Pero, dolorosa, ¿por que? Muy facil: precisamente porque si se siente es que se quiere sentir, pero la parte logica del cerebro de cada uno empuja a engañarse, diciendose que no quiere sentir porque cree que, de esa manera, se hara menos daño. Y es que en realidad, sentir y no querer sentir, no es mas que el reflejo de un anhelo, la ilusion que nos hace volvernos niños que piensan que pueden conseguir eso que desean con todas sus fuerzas, mezclado con la "certeza a medias", que nos da nuestra parte logica, de que nunca conseguiremos eso que esperamos agarrar con los deditos.

Y eso le pasaba a ella.

Soñaba cada dia, cada hora, cada minuto y cada segundo con lo mismo. Y mucha parte del tiempo en que lo soñaba (o le soñaba), notaba que lo podia tocar, si, con sus deditos; repiqueteando en su espalda, acariciandole, jugando con su pelo a veces mas largo y otras mas corto, dejando un cenicero encima de su tripa con dos cigarros a punto de acabarse, poniendo la cabeza en el hueco que quedaba entre su brazo y su pecho en el que justo le cabia, haciendole cosquillitas...
La mayor parte del tiempo sentia eso, lo notaba, pero tambien habia momentos duros.
Quiza fueran los menos precisamente porque ella tenia mas parte de niña que de otra cosa.

Aun asi, los momentos duros lo eran y mucho, mas dificiles de soportar de lo que muchos puedan llegar a imaginar. Le daban ganas de gritar hasta quedarse sin garganta, de llorar hasta cuando, como bien dijo Machado, solo quedasen lagrimas para llorar.

Si queria sentir, y al sentir, volaba. Era precioso poder sentir eso, una cosa que muchos no llegan a sentir en su vida. Solo eso ya la llenaba de gozo, la hacia tener una de esas sonrisas que no se quitan ni con una clase de derecho civil (por ejemplo). Y ese dia, estaba muy cansada, habia ido a todas las clases, tenia un pelin de fiebre, y en ese momento estaba currando, con una niña pesadisima leyendo a su lado, leyendo al ritmo de un niño de 6 años teniendo 10... Y sono el movil.

Numero oculto... "¿si?" Nada, no se oia nada, asi que colgo. Se puso incluso un poco d emal humor, pensando que seria alguna broma telefonica. Volvio a sonar, cogio.

Todo su cuerpo se estremecio cuando oyo con esa voz preciosa un "hola, ¿sabes quien soy?".

Y fue aun mas feliz por sentir en ese momento,si cabe.









P.D: un saludito, Coco- Morgue

Desfibrilador!

Que se nos va el blog! Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii....

pi pi pi pi pi pi pi pi pi


En fin... Ha estado a punto. Veo que las noticias no son dignas de comentarlas, así que dejaré de ponerlas. Bueno, nada es para comentar, y sin embargo las visitas siguen. Seguramente sea gente que busca algo con google y viene aquí por "error".

Da igual, horas bajas para el blog. Es lo que tiene tener dos sitios donde poner cosas. Pero bueno...

Que felicidades Bichito, que yo sabía que tu lo aprobabas. Y que a seguir a por el próximo, sin nervios. Que también lo sacarás. Y yo en cuanto termine de lo mio, haré como tú.

Un besote desde el frondoso "bosque de blogs" de internete, little insect.


Atentamente, Play
17 abril 2008 | By: URAPlay

Noticia "Verde" pt2

Se fuga el recluso al que un funcionario le hizo una felación en la cárcel de Palma

El preso de nacionalidad colombiana que fue descubierto mientras un funcionario de la prisión de Palma le realizaba una felación hace un par de meses, debía haber regresado el pasado lunes a la prisión tras disfrutar un permiso de fin de semana.

Según una información del diario El Mundo , transcurridas 24 horas, los funcionarios de la cárcel constataron que el recluso se había fugado. Su fotografía fue remitida a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil para que lo devolvieran al centro. El recluso cumplía condena de nueve años por tráfico de drogas.

Le convenció para que le acompañara al baño

El pasado 15 de febrero el preso sufrió un presunto abuso sexual por parte de un funcionario de la prisión palmesada, en el módulo de comunicaciones del recinto penitenciario. Al parecer, el funcionario de prisiones M. F. L., de 33 años, convenció al interno para que le acompañara al baño. Una vez allí, le practicó sexo oral al recluso.

Una funcionaria que intentó acceder al baño se percató de que algo extraño ocurría. Después de interrogar al interno, éste le confesó que M.F.L. le acababa de practicar una felación. La funcionaria elevó un informe y relató lo sucedido.

Dos inspectores de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, que casualmente se encontraban en el centro penitenciario, interrogaron a los tres implicados: el funcionario, el recluso y la funcionaria que había presentado dicho informe.

Los inspectores incoaron un expediente disciplinario al funcionario y como medida cautelar le suspendieron de empleo . A pesar de que hubiera podido mediar consentimiento entre el funcionario y el recluso para practicarle sexo oral en el recinto, los hechos pudieran ser constitutivos de delito de abusos sexuales con el agravante de superioridad. Mientras se resuelve el expediente, el interno se encuentra en paradero desconocido.


Hay cada cosa en 20 Minutos... Link [Aquí]


la foto no se corresponde. Eso si que eran policías XDDDDD
16 abril 2008 | By: URAPlay

Noticia "verde"

Multan a una anciana por pellizcar a una mujer en la zona genital durante un funeral


La Audiencia Provincial de Jaén ha impuesto una multa de 90 euros a una mujer de 74 años por dar un pellizco a otra mujer en su zona genital, con lo que le provocó una contusión vulvar, cuando ambas estaban en la iglesia asistiendo a un funeral.

La sentencia detalla en concreto que la condenada, identificada como Refugio M.S., y la víctima se encontraban en la iglesia de Santiago-Pontones (Jaén) asistiendo al citado funeral cuando la primera le dijo a la segunda: "Te tengo que sacar el coño". Al mismo tiempo, le dio un pellizco en la zona genital, lo que le causó lesiones que requirieron cuatro días para su curación.

Ante estos hechos, el juzgado de Instrucción número dos de Villacarrillo multó a Refugio M.S. por una falta de lesiones con 180 euros y le impuso la obligación de indemnizar a la víctima con 108 euros. Frente a ese fallo, Refugio M.S. interpuso un recurso.

La Audiencia sostiene que el hecho de que haya una enemistad entre ellas por motivos familiares "no desmerece el testimonio de la víctima", cuyo relato queda, por otro lado, avalado por el parte médico emitido por el centro de salud el mismo día de la agresión y en el que le diagnostican una "contusión vulvar". Esta lesión también fue constatada por el forense.

Por todo ello, la Audiencia desestima estos motivos del recurso, si bien sí admite la petición de reducción de la cuota de la multa impuesta al entender que la denunciada es pensionista y estimar la "dificultad de atender a los pagos impuestos", con lo que deja la multa en 90 euros.



Las abuelas son un peligro en la Iglesia XDDDD


Play
14 abril 2008 | By: Denebola

Felicidades, Pirómano

Hoy cumple años una persona muy especial para mí.
Es una de esas personas que no deja indiferente a nadie. Despierta sentimientos extremos, no hay medias tintas con él, o le odian, o le aman, pero no causa indiferencia ni pasa desapercibido.
Es lo que suele ocurrir con las personas que brillan con luz propia. Y tengo que decir, que su luz, deslumbra.
Yo le conocí hará hoy apenas más de un año, y tanto me deslumbró, que hoy por hoy, tengo 5 churumbeles pululando a mi alrededor. Y ¿cómo no?, los quintillizos han salido al padre: nada más nacer, se le tiraron a la yugular a la enfermera. Porque son todo niños, ni una niña dulce y preciosa como yo... No. ¡Todo machotes!
Bueno, a lo que iba, que este post no está dedicado a los quintillizos, sino a su padre, y me desvío.
Hace unos meses, se fue a perseguir un sueño. Y lo alcanzó. Sólo una persona con su determinación y su dedicación es capaz de algo así, y lo felicito por ello. No todo el mundo tiene la suerte de conseguir lo que desea, y usted, lo ha hecho. Es una persona muy afortunada.
Hoy es su cumpleaños, y me gustaría regalarle muchas cosas, querido, pero como sé que añora ciertas cosas de por aquí, en lugar de la tradicional tarta con las velitas, que, por otra parte, serían muchas como para ponerlas en la tarta (y para soplar, ni le cuento), mejor le invito a esto:
Tortilla de patata, bravas, clamares, cerveza fría, gambas gabardina, croquetas... Ya sabe, lo “tipical spanish”.
Y como regalo, me gustaría dedicarle una canción. Ya que no puede escucharme en la radio (he de decirle que sus canciones siguen siendo suyas), le dejo el videoclip:






Sí, hay más cosas que me gustaría regalarle, ya lo sabe, pero eso, se quedará en el tintero y bajo la curiosidad de muchos. “La discreción es una virtud”, dijo alguien no hace mucho...
Una lástima que su cumpleaños caiga en lunes, aunque no dudo que saldrá a celebrarlo como usted sabe, pero siempre puede reservarse un día para celebrarlo en condiciones y para dedicárselo, para decirse “hoy es mi día y voy a hacer lo que me apetezca”.
Felicidades, Pirómano.

Ñeka is back.
09 abril 2008 | By: URAPlay

7 Meses


Pues eso... 7 meses con la geniecilla (del genio que tiene y lo genio que es). Llevo repitiéndome Cada mes, vale. Pero es lo que hay. A quien no le guste... Ajo y agua XD.

Y nada.. lo que tenga que decir... Pues... Que está mas guapa, risueña, bonita y eso. Y que si, unos ojazos y unas salidas :P

Se la quiere por aquí :P

Un besote enanilla, Se te quiere

03 abril 2008 | By: URAPlay

Notición!!!

Los Guardias Civiles de Vecindario no tienen con qué limpiarse

Los agentes de la Guardia Civil de Vecindario visitan últimamente mucho el bar de al lado, según informa el diario ABC. La razón: desde hace quince días no tienen papel higiénico en sus retretes. Esta compañía varios puestos en la isla Gran Canaria: Vecindario, Arguineguín y Agüimes. En total, cerca de 360 hombres más los detenidos se encuentran en una situación "delicada".

Cuando los afectados han comunicado esta situación a la Comadancia se les respondió que este material se reponía trismestralmente. El pasado martes se cumplieron los tres meses pero el papel higiénico no llegó. Uno de los responsables del Instituto Armado en la provincia pedía tiempo a la Compañía: "Hasta que no exista numerario suficiente para el concepto presupuestario que nos ocupa, no podrá ser atendida su petición".

Pero lo más curioso, fue que los mandos instaban a los agentes a "tomar medios alternativos que no requieran remuneración alguna". Los agentes se preguntaban cuáles serán esos medios: ¿Usamos agua, servilletas, papel de periódico? el bar de al lado sigue siendo la mejor opción", admiten en declaraciones recogidas por ese diario.

La Asociación unificada de la Guardia Civil (AUGC) ya ha señalado la grave situación que supone esta situación y la "vulgaridad" con la que la Comandcia ha tratado el asunto.


Sin embargo, la versión de los mandos es diferente. Aseguran que esta situación ya ha ocurrido varias veces en Vecinadario, que, con frecuencia, agotan el papel higiénico antes de tiempo. "Qué hacen con los rollos para terminarlos tan pronto", se preguntan.

Link

Este diario es la leche.

Play