21 abril 2008 | By: Denebola

Momento L'Oreal

Tengo un saborcillo amargo en la boca que, extrañamente, me hace sentir bien.
He tenido un día malo. ¿Conocen la Ley de Murphy? Si algo puede ir mal, irá mal. Mal no, ha ido peor (y ahora me viene a la cabeza esa frase de mi temporada con Pilita-mínima de "soy una peor"... Estoy muy mal)
Después de unos días de terror en casa, lo que me faltaba era lo de hoy.
Las ganas de asesinar en serie se elevaban a la enésima potencia en cuestión de segundos.
Con lo tranquila que soy yo, algunos pensarán que estoy de broma. Y no, no es broma. Asesinato en serie, sangre, era lo único que mi cerebro retransmitía. Evidentemente, así, no era plan de socializarme, así que, para no perder la costumbre, llevo varios días encerrada en mi pequeño caparazón, dejando que Dene se ocupase de todo.
Qué grande es.... No sería nada sin ella.
Hacía demasiado que no me autorrecluía en mí misma...
Un pequeño mensajito me ha recordado que mañana "será un día especial" (a lo Hombres G). ¡Toltilla!
¿Cómo se puede haber estado en Zaragoza y no haber ido "al sitio de las tortillas"?
Eso hay que arreglarlo.
Mañana es el día.
Qué recuerdos... Imborrables. El principio...
Y todos estos días con la verdad en mis narices, y las ganas de matar no me han dejado ver... Qué cosas. Hasta que no he tenido a mi amiga Ámbar aquí a mi vera, poniéndome el puntito ése de locura que me faltaba para volver a mi ser, no lo he visto.
Más vale tarde que nunca. Así, sin preocupación y sin más.
Como me dijo alguien hace muchísimo, "piensas como un tío". Cualquier mujer se le habría tirado a la yugular a arañarle la cara (hacia arriba, que escuece más), pero yo... No. Es el mayor halago que han podido hacerme en mucho tiempo. Eso de "ser simple", como alguien me dijo despectivamente, es una de las cosas más bonitas que me han dicho (bueno, una de las cosas, evidentemente, los primeros puestos están reservados).
No. No soy como las demás. Me gusta ser jodidamente clara y transparente.
Y repito: no soy como las demás.
Tengo algo difícil de explicar, que me hace diferente. No sobresalgo, nunca lo he hecho, y nunca me ha gustado; al que sobresale, le cortan el cuello, y yo quiero conservar el mío. Sin embargo, quien sabe ver eso que tengo yo y las demás no, sabe de lo que hablo.
Y no me estoy echando flores, esque necesito mirarme al espejo y decir "no soy Kira Miró, pero ya le gustaría a ella tener eso que tengo yo y que nadie tiene". Y quien no lo vea, peor para él (o ella, que de envidiosas está el mundo lleno), me conformo con tener mi pequeño círculo, de ésos que se pueden contar con los dedos de una mano, pero que pase lo que pase, siguen estando ahí.
Sí, a pesar de mis momentos de querer asesinar.
O de desaparecer repentinamente.
Quizás porque mis reacciones son así, entiendo las reacciones de los demás por extrañas que parezcan, de ésas que el resto de humanos no entienden y se ponen histéricos porque egoístamente sólo piensan en las repercusiones que han tenido sobre ellos.
A eso se le llama empatía.
¿Han probado a ponerse en la piel de otra persona? Es tremendamente difícil. Sin embargo, pocas veces no lo consigo. Hasta el punto de sentir cosas que no me pertenecen... Pero eso es otro tema sobre el que no me apetece divagar. Me lo guardo para mí y para quien yo considere oportuno (tú, sí, tú que estás leyendo...).
Y ahora, más tranquila y sosegada, me viene mi semanita en Amsterdam y esa proposición indecente de Diana. ¿Qué haría yo sin mi angelito? Angelito de 1'90 y mucho... Mi lado racional. Ése que me falta. Y yo, su lado pasional. El complemento perfecto... Si fuera hombre, ¡me la follaba! (ups, ¿lo dije muy alto?).
También es como un tío.. El problema es su pechonalidad... ¡Y lo que no es pechonalidad!
Me ha propuesto algo que, aunque aún me pregunto por qué, no se me habría ocurrido ni en un millón de años. Estaría bien... ¡Qué coño! ¡¡Estaría de P.M!! Puestas a desmelenarnos, lo hacemos a conciencia.
Y pensar que me hizo esa proposición al lado del clon del de los Mojinos Escocíos embutido en una camiseta del Real Zaragoza que parecía que iba a reventar... Me entra la risa. Pero a carcajada limpia. Proposiciones Indecentes ante una Guinness (y tras muchos Rua Vieja), al lado de un gordo tremendamente feo, pero jodidamente simpático... Bonito nombre para un artículo de Pérez Reverte...
Haz tu vida...
Qué coño, si la estoy haciendo. A las cosas no hay que darles mas importancia que la que merecen. No sé de quién es esa maldita frase, pero es tremendamente cierta, a pesar de parecer obvia. Que no lo es. Y Esperanza me la ha repetido hasta la saciedad, y no le he visto yo significado alguno... Hasta hoy. Mi amiga Ámbar me lo ha revelado. Ella sí que es una amiga... ¡¡muajajajaja!! Y van 3. No quiero llegar a la 7ª, mañana será un día especial (otra vez a lo Hombres G): hay que celebrar que un tal San Jorge tuvo algo que ver con Aragón y gracias a él, la princesita que se quería comer el dragón, y las rosas que salieron de su sangre, el miércoles podré dormir hasta la saciedad (soy una marmota, lo admito, aunque en compañía, bien sabe mi vecino que eso cambia sustancialmente...). Así que, espero volver al bar peculiar de cuyo nombre no puedo acordarme (esta vez, a lo Don Quijote, pero versión Dene 1.0), donde una gramola es la dueña del lugar, a poner El amante bandido, y a la Zeta, bareto recién descubierto en las entrañas de la tierra maña, donde me hubiera gustado ir en una compañía tremendamente agradable, por decirlo sutilmente.
Y ahora me vienen recuerdos a la cabeza. DeneMelancólica. Sólo éso tiene ese poder. Los recuerdos... Quizás no debería estar tan sujeta al pasado, pero los recuerdos son parte de lo que uno es. O eso es lo que pienso.
No hay futuro sin pasado...
Y hablando de pasado, me hago vieja.
Vieja, pero tremendamente sexy. Ojito. Que soy como los buenos vinos: mejoro con el tiempo, dentro y fuera de la cama (no tengo abuela, ¿qué pasa? murió hace ya mucho, y todas estas cosas tengo que decírmelas yo... Aunque empiezo a dudar de que mi abuela mentara la cama...).
Y, hablando de cama, me llama...
Una lástima que esté vacía.
Este cuerpo serrano desperdiciado... Con el negocio que haría conmigo Durex...

La Ñeka, un tanto ida de la azotea (jo, azotea...), ha hablado.

5 comentarios:

Peledhir dijo...

Em... a la noche te dejaré una respuesta más larga, me he levantado hace un ratito y no funciono (he funcionado alguna vez?)

En lo último... QUE PI MAS DIRECTA COÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑO.

Lo dicho... A la noche te respondo, y lo dejo caer... Tengo en mente escribir un libro y ser premio planeta.

Denebola dijo...

Yo tengo en mente escribir una serie de relatos a lo cómic de Marvel.

¿Y yo por qué le respondo aquí?

Ah, sí: porque seguramente esta noche, mientras usted esté contestando, yo estaré por ahí comiendo... ¡¡TOLTILLA!!

Morgana dijo...

Yo tengo en mente grabar una maqueta pero...

Además de comiendo toltilla creo yo que hará otras cosas...

Un Saludito.

Denebola dijo...

Oportunidad he tenido, no se lo niego.
De hecho, desde el camarero de la toltilla, hasta un macizo en el bar donde he desayunado, pasando por el autobusero, me han tirado los trastos, y hasta se me han tirado a la yugular...
GRAN NOCHE
Sin duda.
Pero una es fiel a sus principios y a más cosas... Auténtica, sin duda...

Y qué cojones, que me muero de sueño.
Buenas noches. O días. O lo que coño sean.

Porque, no les voy a engañar: no veo.
Y lo que necesitaba algo así...
Me voy a dormir...
Hasta que reviva.

Denebola dijo...

Prometo sorpresa, si es que despierto antes de que pase el día 23...
Fary mío, que ciego...
Muajajajaja...
Claro que me habría gustado. ¿Y aún lo preguntas?
Si estos días han sido raros, juro por Fary que esta noche ha sido aún más.
Voy a publicar un Diccionario, que conste...
Y a quien no me entienda...
1º- Lo sé.
2º- Me da de lado.
3º- Ya lo leerá.
4º- Si no lo llego a publicar, ya me preguntará.

Con Fary, ahora sí que me voy a dormirla, porque mi grado de alcohol en sangre no es elevado, es superior...

PD- Y qué bien escribo aún yendo ciega, copón...