16 septiembre 2009 | By: Denebola

Despertar

Se despertó. Su brazo asomaba por debajo de su cuello y sentía cómo abrazaba su cintura, el calor de su cuerpo detrás de ella. Sintió su respiración, lenta aún, cerca suyo. Se giró despacio hacia él. Aún dormía... Se sonrió.
Apartó lentamente su brazo y se sentó despacio en la cama. No le gustaba despertarle, prefería dejarle descansar. Se quedó mirándole. Quizás debería quedarse con él y tratar de dormir un poco más... O quizás no. Le despertaría. Se inclinó sobre él y le besó suavemente para no despertarle.
Fue hacia la cocina y buscó la cafetera. Llenó el filtro de café, la cerró, y la puso en el fuego. Volvió la puerta de la cocina, sabía que cualquier ruido le despertaba, y cuando fuera a subir el café, sería suficiente para arrancarle del sueño. Cogió su paquete de tabaco. Vacío... Quizás a él le quedaran. Sí, claro que le quedaban. Siempre le regañaba por fumar demasiado. Cogió uno y se lo encendió mientras esperaba a que subiera el café. Cogió una taza y se puso un poco de leche. A él le gustaba solo, así que la volvió a dejar en la nevera.
Mientras consumía el cigarro entre calada y calada, el café ya estaba listo. Se puso un poco en la taza y se echó un poco de azúcar.
De repente, sintió sus manos en la cintura. Se giró, y le dio un beso.
"Buenos días..."

Se despertó. Detrás de ella sólo sentía la brisa que entraba por la ventana abierta. Se sentó sobre la cama y se quedó mirando su cama vacía...


Hoy tampoco puedo dormir...

1 comentarios:

Elros dijo...

Esos sueños hacen que el día empiece gris...