28 agosto 2009 | By: Denebola

Abrázame...

Hay abrazos vacíos. Ésos que no te transmiten nada, que no son nada, tan sólo un puro trámite, tan sólo apariencia.

Pero... ¿Qué es un abrazo? Es decir sin hablar. Dos personas que se dicen muchas cosas sin siquiera pronunciar una sola palabra, a veces sin ni siquiera dirigirse una mirada.

Y por lo general, nunca vienen solos, son compañía de otras muchas cosas... Aunque no tienen por qué ser abrazos de esa persona a la que quieres, o en su defecto deseas.

Hay abrazos desagradables, por supuesto, pero de ésos, no quiero hablar...

Hablo de esos abrazos en los que la persona que tienes enfrente te envuelve, te rodea, te hace sentir de alguna forma parte de ella, te transmite a través de su piel sentimientos que quiere contarte, pero no tiene palabras suficientes, porque no le salen, porque no existen, porque no es el momento de decirlas, sólo de sentirlas.

Hablo de esos abrazos en los que no corre el aire entre dos personas, en los que parece que te fundes con otra persona, y entre los dos existe una comunicación que, aunque desde fuera sea perceptible, nadie tiene ni idea de cómo te hacen sentir, de lo que te están diciendo. De ésos en los que cierras los ojos y desearías estar así siempre... De ésos en los que se te eriza la piel e incluso se te entrecorta la respiración, porque recibes una descarga emocional demasiado fuerte sin estar preparado. De ésos que tan sólo puedes dejarte llevar, ser la parte pasiva, sencillamente, cerrar los ojos y sentir...



Últimamente, he recibido varios abrazos.

Pero hay unos que los tengo clavados en mi mente y en mi corazón.

Jamás olvidaré aquel abrazo en el banco de la placita, hacía frío, pero sentía sus manos sobre la ropa como si estuviera acariciando directamente mi piel... O aquél, rodeados de gente, pero no veíamos a nadie, en el que incluso me costaba respirar, aquéllas palabras... Y aquél en el que sentía su cuerpo detrás de mí en el que se le durmió el brazo. Y aquél, en el sofá blanco, totalmente rodeada, un abrazo con fuerza...



Creo que necesito un abrazo de ésos...



La Ñeka.

1 comentarios:

Elros dijo...

Yo necesito un abrazo y abrazar... Pero no con cualquiera