28 septiembre 2010 | By: Denebola

Una mujer es una mujer

Hay veces que una mujer tiene que hacer cosas que no le gustan... Que no le gustan en absoluto. Es más, que odia.
Por eso hoy me he puesto los tacones que más me gustan (10 cm, una puta tortura) y me he recorrido toda Zaragoza durante 3 jodidas horas... Bueno, toda Zaragoza, no, el centro, pero en Kms debe ser como recorrerse Mañoland de punta a punta (no se crean, hay quien en su día pensaba que Zaragoza era una ciudad pequeñita, pero de eso nada), porque irse de tiendas no deja de ser eso en Kms... Al margen del agobio de todas las pijas, niñatas, etc que casi te pegan por entrar a un jodido probador, si no contamos con esas maduritas que acaparan un estante porque quieren algo y piensan que les vas a robar la talla... Por dios, mujer de 55 años, ¿se ha visto su figura?¿Me ha visto la mía?¿Se piensa en serio que una mujer de mis formas va a quitarle un vestido que le quepa a usted?
En fin, esto de tener una boda en 4 días me estresa... Bueno, debe ser normal, la gente hace meses que tiene 5 modelitos comprados por si hace sol, lluvia, nieve o si pasa por aquí un huracán...
Pues yo no. Odio ir de compras, odio probarme ropa.
Después de esta declaración, probablemente tendré un millón de candidatos a futuro marido haciendo cola en mi puerta... Vayan dispersándose, por favor. Interesados 0.
He de decir que después de 3 horas por la capital maña, aparte de llagas en los pies, la única conclusión que he sacado es que... Soy una mujer de gustos caros.
Podría haberme vuelto a poner ese vestido de la despedida de COU que me encanta, negro, largo, palabra de honor con tirantes, con una raja hasta niveles lascivos de mi muslo, pero es una boda a mediodía, y, seamos realistas, si no fuera a bailar un tango, a las 12 de la tarde, ese precioso vestido está fuera de lugar.
Sí, claro que he visto un vestido mono de 20€ en Mango, pero no me decía nada. Y cuando yo me compro ropa, o es para "trillarla", o es porque me vuelve loca... Y ha sido entrar en cierta tienda, y volverme loca... No había ni un mísero vestido que no me gustase. Eran todos jodidamente preciosos. Y lo grave es que ninguno me sentaba mal.
Normal, cuando te pruebas un vestido que no baja de los 200€, NUNCA sienta mal...
Aún recuerdo cuando era una jodida adolescente las palabras de mi madre: "Tú has nacido para vestirte bien". Y no le niego sus palabras. Mi hermana es un jodido pincel, pero cuando sale a la calle, ni con su carísimo maquillaje traspasa los 50€... Y a mí me la trae al pairo con qué salgo vestida a la calle. Pero cuando hay que arreglarse, la cosa cambia. Sin ir de Dolce & Gabanna, les aseguro que el vestido que me ha deslumbrado costaba 400€... Y es sólo el vestido...
¿Qué le voy a hacer? Soy una mujer elegante.
Sólo de verme en mi mente con mi larguísimo pelo rizado, con un par de horquillas azules y ese vestido, me he derretido... Y eso que no me gusta salir de compras.
Lo que no me hace ni pizca de gracia, es tener que hablar en la boda (voy a tener que matar a las hermanas de la novia...)

Poniendo punto y aparte, y el punto de mira en los pilares (nunca sabrán lo que es ir de fiesta hasta que se vengan a los pilares de Zaragoza), se me plantea un dilema de fácil solución: mis amigos tocan en su punto álgido de la carrera musical el día 11, víspera de fiestas, la fiesta más brutal, y también Obús, Warcry, etc... Como comprenderán, yo no dudo.




Nunca he visto un directo de Warcry... Disfruten.

1 comentarios:

Elros dijo...

Juraría que había comentado la Paulina Rubio...