28 agosto 2007 | By: Denebola

El Jubilado

Bueno, hoy volvía de trabajar en el autobús, agónica perdida, y, a diferencia de otros días, que estoy deseando que el conductor no corra, sino vuele, para llegar lo más pronto posible a casa, estaba en un estado de apatía agónizante total. En otras palabras, que me daba exactamente lo mismo lo que tardara el autobús, ya que, cuando llegara a mi parada, tendría que hacer el terrible esfuerzo de levantarme del asiento para dirigirme a la puerta y bajar... Buff... Esfuerzo sobrehumano. ¿Quién me mandaría sentarme?
El caso es que, elconductor, en una de las calles más transitadas de la ciudad, se ha cruzado con su mujer (deduzco) y ha abierto la puerta del vehículo para pararse a hablar con ella.
En esa tesitura nos encontrábamos los habitantes del vehículo, cuando dos abueletes que no podían ni siquiera dar dos pasos sin apoyarse en el bastón, se han puesto a dar voces al estilo contertulios del Salsa Rosa en pleno ataque de eufórico contra Paquirrín (o similar).
No ha dejado de parecerme gracioso ver a dos pobres hombres con las venas de la frente hinchadas al más puro estilo Patiño, avanzando amenazantes hacia la cabina del conductor, eso sí, agarrándose bien a los barrotes, que aunque el vehículo estaba parado, no podían mantener el equilibrio.
Pero, oiga, buen hombre, no le pique al conductor, que cuando arranque le va a parecer que ha participado en el GP de Hungría pilotando el MacLaren de Alonso...

Al ver semejante escenita (aparte de reirme como nunca), me he decidido a hablar de algunos estereotipos de la peculiar sociedad en la que vivimos.
Los jubilados... ¿Qué decir de una persona que ha estado trabajando más de 35 años y de repente se encuentra con que el día tiene 24 horas que puede desperdiciar como le dé la gana?

Pues muy fácil: que se aburre.

Normalmente, para matar el tiempo, practican el deporte más conocido en España: tocadura de bowlings ajenas. Es decir, lo que vulgarmente se conoce como tocar los cojones.
Entre las actividades que desarrollan con este fin, destacan: ir al médico a pedir medicamentos que NO necesitan (supongo que siempre es agradable que una médica tierna y joven les toquetee...), acomodarse en una zanja a ver cómo trabajan los demás en actitud de jódete, tú estás cavando zanjas y yo perdiendo el tiempo, echar reprimendas a la juventud descerebrada de hoy en día en medio de las calles, contar batallitas con la coletilla de Cuando yo era jóven o Si Franco levantara la cabeza...
Peculiares, sin duda. Se dedican a tocarnos las narices a los que estamos pagándoles la pensión de jubilación... A más de uno le vendría bien que le dieran un sustillo (sin llegar al infarto, claro) y que le quitasen esa pensión.... jejejeje
Lo que me empieza a rondar por la cabeza es que TODOS algún día llegaremos a cobrar una pensión de jubilación (o algo que se leparezca)... ¿¿¿Acabaremos como ellos???


La Ñeka ha hablado.

9 comentarios:

Peledhir dijo...

Que la 3ª edad no salga de casa, la ñeka ha hablado uuuuh uuuuh

Hay abuelos de todo tipo. Nostalgicos, tocapelotas, abuelso de fuet y/o caramelos werters original....

Cuando sea viejo, pienso aprovecharme de mi asistenta, que me toque y tal... XDDDD

Denebola dijo...

Usted tendrá una jubilación especial. En cuanto empiece a contar las batallitas de su barco Pirata y la Isla del tesoro, le pondrán una camisa de fuerza y le darán pastillitas de colores...
Pero oiga, no se queje, será el abuelo que más enfermeras en minifalda va a ver.

Peledhir dijo...

Las veré siempre y cuando no tome la pastilla roja. Porque entonces despertare en un submundo donde las mauinas mandan sobre nosotros y conocere matrix. un tal morfeo, un negro cocainomano, querrá que libere el pueblo negro de la opresion de las maquinas, y luego...

la pastillita azul qye las enfermeras me perviertan!

Denebola dijo...

Usted no me engaña... ¡¡¡Usted lleva ya la camisa de fuerza!!!

Peledhir dijo...

mentira. puedes rascarme la oreja? me pica y no llego... xDDD

Denebola dijo...

No llevo ni minifalda, ni traje blanco. Ya sabe que lo mío es el cuero negro...

e-mail dijo...

Que daria por ir contigo en ese autobus...

Denebola dijo...

Mejor con los abuelos.

MaDriZ dijo...

Yo ODIO el transporte publico, las veces que he ido en autobus por la ciudad daba la sensación de que se le iba a calar el bus de lo lento que iba el tío.

Y los viejos?? yo vi como uno montó un pollo a una joven por ir sentada en el bus y él de pie. (A su lado había sentado un chico y no le dijo nada por ser hombre jiji).

Os quiero.