16 julio 2009 | By: Denebola

Vacaciones Santillana

Puesto que se nos había torcido la intención inicial para las vacaciones, cosa que, oigan, jode, jode mucho, mi angelito y yo decidimos tirar por lo barato, y visitar a la familia a la playa.
Yuju, qué grandes vacaciones...
Me lo tomé como un descanso piscina-salir-piscina-salir hasta que pasaran esos 5 agónicos días rodeada de humedad pegajosa y reggaetón insufrible, o como diablos se escriba.
En realidad, han sido unos días de encontrarme con mi pasado. Sensación bastante agradable, por cierto, siempre y cuando la veas desde la lejanía y con perspectiva. Si me fui de allí, fue por algo, y sé que hice bien, quizás fuera la decisión más acertada de mi vida, sino, habría acabado como mucha gente de la cual he tenido noticias nada agradables estos días, o váyanse ustedes a saber... Los efluvios salinos del mar hacen enloquecer, es una de las conclusiones a las que he llegado estos días...
Y el sábado me estalló una bomba en las manos. Figuradamente, claro. Aún no soy manca...
Una de las empresas en la que estuve trabajando hace años, me ha llamado para darme trabajo.
No es cualquier empresa. Mi padre trabaja allí, que cuando supo la noticia, se le quedó la misma cara que a mí, y no pudo dormir en 2 días porque pensaba que iba a rechazar esa oferta sin siquiera valorarla.
No es cualquier trabajo. Es mucho dinero, una gran oportunidad, mucho que aprender, mucha responsabilidad. Y dados los tiempos de crisis en los que estamos, que todo el mundo se pega por un puesto de trabajo, que todo el mundo se calla y trabaja por 5, que te vengan a buscar, dice mucho.
Jefe de personal. Todo un reto... Me veo como esta mujer:


Laboralmente, es lo que necesito, no puedo rechazarlo.
Personalmente... Renuncio a mi vida. Cero. Volver a vivir con mis padres y mi hermana después de 12 años viviendo por mi cuenta, es un palo. Duro, muy duro. Y no quiero.
No puedo rechazarlo, pero quiero hacerlo. Mi cara al decírselo a mis amigas era como si una catástrofe estuviera acechando la tierra. Deseé que, después de la entrevista, ellos me rechazaran a mí, cosa bastante improbable, ya que me han venido a buscar ellos a mí, para que yo no tuviera que tomar esa decisión...
No quiero algo así, mis miras se alejaban del mar, no se acercaban... No me gustaría volver a vivir en ese lugar, ya lo conozco.

En fin. Alea Iacta Est. Sea lo que sea, serán buenas noyicias... Supongo.

6 comentarios:

Elros dijo...

No tiene por qué vivir en el mismo techo si al final se queda allí...

Es complicado ahora decidir... Pero eso es cosa suya -_-

Denebola dijo...

Mi objetivo sigue siendo el mismo.
Zaragoza sería mi respiro en el fin de semana.
El AVE es genial...
No sé cuánto aguantaré así.
Más tarde, más temprano... Mi objetivo cruza las fronteras de la CCAA de Aragón...

Denebola dijo...

Alguien en su momento me dijo que me veía con traje de falda y raya diplomática.
Me encanta la raya diplomática...
No me veía así.
Menos, tan pronto.
Ha sido un shock brutal para mí...
También he de decir que alguien me predijo esto 4 días atrás. Me predijo también más cosas las cuales no me creí.
Ahora me da un miedo ACOJONANTE...
Porque eso no quiero que pase.
NUNCA.

Elros dijo...

Es que acojona...

Y "eso"... Eso es cosa tuya... Pueden haber dicho lo que quieras, tú tienes la última palabra

The_fear dijo...

sal de Zaragoza, España mola, eso si, llevate los papeles no te repatrien

pd: y el libro de vacunas

Denebola dijo...

Sí, pero a Polonia no quiero ir...