01 julio 2009 | By: Denebola

Rallada

No iba a escribir...
El tema es una idiotez.
Tampoco creo que le intereze a NADIE.
Es tarde, y la discusión, ahora ya, debería quedarse en mi interior.
Pero ha habido una frase que me ha venido a la mente, y ha sido como un resorte.
En resumen: odio que me traten como a una quinceañera a la que hay que adiestrar. No fui así cuando vine aquí, y están tratando de hacerlo a mis 29 años... Joder, es muy fuerte.
"Exageras", me he tenido que oír...
No es lo mismo un hijo que una hija, pero, COJONES, soy la mayor, y, mi hermana, tiene mas libertad siendo la pequeña por el simple hecho de convivir con ellos, porque, uy, vuelve, uy, está aquí.
Estoy por cortar todos mis lazos monetario-dependientes con ellos.
Lo de hoy ha sido demasiado fuerte...
Odio el jodido chantaje emocional. Quizás para eso soy muy tío.
Odio esos putos tentáculos que ejerce mi progenitora exageradamente sobre mí.
"No te conozco"
Ni siquiera te has preocupado en saber qué tal me fue este fin de semana. Me preguntaste, y cuando te estaba explicando emocionada por todo lo bien que me lo pasé, me ignoraste haciéndole caso a tu hermana.
Pues tienes una hija.
Una hija a la que ignoraste a pesar de haberla tenido pululando a tu alrededor, hablando, y a la cual no escuchaste.
Y ahora, es tarde.
Porque se ha cansado de explicarte cosas para que no la escuches.

La adoro. Y a él también. Pero acabo de ver que tienen que encontrar su equilibrio de a 3 sin mí. No hace poco me sentí como si tuviera que volver porque no saben vivir sin el 4º elemento; osease, yo. Pero todo cambia. Yo dejé de ser el 4º elemento hace 12 años, y no lo saben asumir.
Por favor, déjame vivir mi vida, joder. Empieza a vivir sin los demás... Mi hermana hará lo mismo, solo que se encontrará el camino más que labrado. Siempre lo ha hecho.
Cuando tenias 25 años, le dijiste algo parecido a tu madre, ¿por qué cojones no me entiendes tú ahora a mí?

No lo hace. Y el chantaje emocional me hace reaccionar todavía más fuerte contra ella.
La adoro.
Una madre es una madre.
Pero yo soy yo. Y me ha herido mi orgullo... Debería saber que me parezco demasiado a ella y que ni un perdón me va a dar marcha atrás. La quiero, pero la quiero lejos. Me hace demasiado daño...

Sé que estas vacaciones van a marcar un antes y un después...

La Ñeka.

4 comentarios:

N. dijo...

En gran parte de lo leído te comprendo perfectamente. Ánimo.

Pirómano dijo...

¿Y este soplapollas de arriba quien es?

Elros dijo...

Que grande es usted haciendo amigos... Se parece a mi.

Pirómano dijo...

Hay que ser muy, pero que muy homosexual para llevar esa foto puesta.

Por eso decía lo de "soplapollas", era totalmente desde el cariño y sin ninguna acritud.