26 enero 2009 | By: Denebola

Mi niña robada

Jamás pensé que al llegar a este lugar me iba a encontrar con algo como tú. Estaba perdido, asustado, paseando por esos eternos pasillos mientras Scott hacía de Cicerone presentándome a todo el equipo, a la tercera persona ya no prestaba atención. Hasta que llegué a tu puesto. Te estoy viendo ahora mismo, sentada frente al ordenador pero sin mirar la pantalla, negando con la cabeza y moviendo levemente, casi imperceptiblemente, los labios, ahora soy capaz de entender esa mirada y ese gesto, en ese momento me pareció algo gracioso, de hecho cuando te pones así me sigue haciendo gracia.

Inmediatamente después, no sé si seré capaz de describirlo, una extraña sensación de familiaridad se me agarró al pecho, me quedé paralizado, incluso estuve a punto de preguntarte si nos habíamos visto en algún otro lugar, pero de pronto me sacaste de ese trance simplemente con tu sonrisa, levantaste la cabeza, me miraste y me saludaste dándome la mano. No sé por qué, pero tras esto le preguntaste a Scott si sería tu nuevo vecino, el asintió con la cabeza y por primera vez lo escuché: “NICE!!”.

Ya no pudimos separarnos. Hasta aquel día.

No se me va de la cabeza, sé que no debo sentirme culpable, pero no puedo evitarlo, si hubiese actuado de otra manera tu estarías aquí.

Los días pasan y sigo escuchando tu voz, me despierto y miro al otro lado de la cama por si te has metido a escondidas dentro como hacías muchas veces. Incluso de vez en cuando miro a la puerta, mientras estoy en la penumbra sentado frente al ordenador para ver si entras corriendo y saltas sobre mí para tirarme al suelo, nunca lo has conseguido, siempre te cogía al vuelo.

Echo de menos tus ojos, tu cara de niña buena, el olor del café que me hacías por las mañanas, el de la marihuana después de cenar mientras veíamos una película, el perfume de tu piel, el pijama roído que usabas. Echo de menos los momentos en los que intentabas llamar mi atención sentándote encima de mi diciendo “Hazme casooooo!!!” cuando estaba con otra cosa.

Echo de menos las carreras de cortacésped, los lanzamientos de cohetes, el futbolín, verte comer langosta, las putadas constantes que le hacíamos al italiano, beber cerveza al estilo irlandés, beber cerveza al estilo español… Te echo de menos.

Ahora todo eso se ha ido, sólo me quedan esos recuerdos que, algún ladrón me ha robado y se han convertido en eso, únicamente recuerdos.

Desde que te conocí te convertiste en mi ángel de la guarda, estabas en todo momento, necesitaba de ti al llegar aquí y alguien te puso en mi camino para iluminármelo, pero te llevaron a otro lugar demasiado pronto, aún necesito de ti, entiendo que como ángel que eres tengas a otras personas a las que ayudar, pero me arrebataron tu amor demasiado pronto, aún no estaba preparado para dejarte ir y menos de esa manera.

Pero ¿sabes? Sé que pronto nos volveremos a ver, ahora sé que nos reencarnamos, tú y yo ya nos conocíamos, así que espérame, pronto, muy pronto, nos volveremos a ver, tenemos una eternidad por delante.

Pirómano

4 comentarios:

Laury dijo...

Es precioso...
Creo que no podría escribir nunca algo tan bonito de alguien.


Y hay unas palabras que me dijo que me marcaron... Aunque no fueron las únicas. De hecho, hoy por hoy, empiezo a darle vueltas a un comentario estúpido que me hizo. Quizás no fue tan estúpido.

Y sí, es un cielo abierto... Me lo demostró mientras tú estabas en la ducha.

Sí, hubo cosas entre ellay yo que quedan entre ella y yo.. es la ventaja de guardar las conversaciones de msn... ;)

Hombres... :P

Y sí, yo no siento que me fuera a reencarnar con ella, pero me llegó al corazón, quizás más adentro que gente que tengo más cerca.

Peledhir dijo...

No se me va de la cabeza, sé que no debo sentirme culpable, pero no puedo evitarlo, si hubiese actuado de otra manera tu estarías aquí.


Realmente no sé como está el tema... Pero no deberías sentirte culpable. Si pasó lo que imagino... Duele perder a personas importantes. Es más, pienso como tú. Prefiero ser yo quien le pase todo lo malo. Me da miedo ver sufrir a la gente que quiero.

No soy quien para decirte nada, pero sobre esto hay una cosa. Tu estás sufriendo, y será difícil salir. Pero hay que salir, porque así como estás sufriendo tú, hay quienes lo sufren por ti. Y no se puede comparar el dolor, pero también duele la desesperacion por verte asi y no poder hacer nada.

Mentir sobre como está uno es fácil, pero hacer durar la mentira no. Y duele a quien miente y a quien le mientes...

Y bueno... Se de sobras que tienes muchos hombros donde llorar, al menos aquí... Vivir con dolor no es bueno... Afecta a uno y su alrededor... En fin... Se que no soy nadie para decirte todo esto, pero creo que es lo único que puedo decir.

Play

Eric dijo...

A Laura:

No es precioso, ojalá hubiera sabido expresar todo lo que siento, me habría encantado devolverle un poquito de lo me ella me dio, este escrito es egoísta, tan solo he plasmado cómo me siento yo. En otro momento os la presentaré, os contaré cómo era.

Imagina, unicamente hablaste con ella un par de veces durante un ratito por el messenger, trata de figurarte lo que era como persona.

Lo dicho si no os importa me gustaría "presentarosla".


A Xisco:

Te agradezco enormemente tus palabras y sé positivamente que puedo contar con mucha gente, me lo han demostrado durante todo este tiempo, pero, y probablemente se me pueda calificar de egoísta o testarudo o cualquier otra cosa, comerme yo mis problemas e intentar solucionarlos por mi mismo, ya que, si no lo hago yo nadie lo podrá hacer por mi. Lo único, y no es ni muchísimo menos una nimiedad, al revés, es hablar las cosas con la gente que me quiere.

Y efectivamente, no puedo quitarme esa mañana de la cabeza.

En cualquier caso, muchísimas gracias a ambos, es muy de agradecer todo lo que han dicho.

Laura dijo...

Eactamente eso que me dices es lo que yo he querido dar a entender, que apenas la conozco, y me llegó más adentro que mucha gente que tengo al lado todos los días.

Y por supuesto, me encantaría conocerla. Ya lo sabes.