05 abril 2009 | By: Denebola

GP de Malasia

Circuito de Sepang.
1. Jenson Button (BrawnGP)
2. Nick Heidfeld (BMW-Sauber)
3. Timo Glock (Toyota)

Y una carrera aburrida hasta la saciedad... Apenas 20 vueltas interesantes, justo antes de que empezasen a caer 4 gotas y los pilotos se pegaran cual marujas a la puerta del Corte Inglés el primer día de rebajas, por entrar a cambiar los neumáticos a boxes.

Todos pensaban que iba a caer el diluvio universal, así que unos pocos usaron los neumáticos de lluvia extrema. Según decían, se desintegran con una facilidad pasmosa cuando la lluvia no es muy fuerte (esta era una de las novedades de este año), pero no, han caído 4 gotas traicioneras, y los 3 ó 4 pilotos que los llevaban, han tenido que volver a entrar a boxes para cambiarlas. Entonces es cuando ha empezado a diluviar.
Entre ellos, Raikkonen, que si había empezado de culo, se las estaba arreglando para empeorar el asunto...
Y han parado la carrera. 3 salidas de pista, si no han sido más, detrás del Safety Car, no era para menos. Pero, aunque debían haber suspendido la carrera, no lo han hecho. No señor. A seguir. Y siguieron, aunque más que coches de fórmula 1, parecían pateras.
Y visto lo visto, han tenido que suspenderla.
En fin, una carrera aburrida, desastrosa. No ha sido una carrera. A ninguno nos habría sorprendido ver por allí adelantar a los monoplaza al Bribón del Rey...
El más listo, Raikkonen, que una vez parada la carrera, ha recogido su coche, se ha cambiado, y se ha ido a comer un par de heladitos. Y si la reanudan, que les den, que yo no corro. Se ha ahorrado cabreos, esfuerzos, y seguramente, una pulmonía.
En fin, una decepción.

La Ñeka ha dicho.

1 comentarios:

Elros dijo...

jejeje A ver cuando hablamos XD