03 septiembre 2008 | By: Denebola

Y tú, ¿para qué quieres la razón?

Me alimento de sentimientos, aparco la razón para que sus palabras frías no me atormenten y me aferro a los sentimientos para absorver su energía hasta que ya no queda nada de ellos.
No lo hago conscientemente. Es una necesidad. Vivo gracias a ellos. Sin ellos, muero, muere mi esencia, muero yo.
Por eso, cuanto más intenso es, más sobrevivo.
Y cuando se terminan, me sumerjo en el oscuro pasado para buscar en mi memoria las sensaciones que dejaron, sus recuerdos también me alimentan.
Pero nadie me advirtió de que hay uno que no muere. Y si alguien me lo advirtió, no me lo creí.
Pero sí, éste no muere. No me hace falta retroalimentarlo de recuerdos, subsiste por sí solo con una intensidad asombrosa. Y me mantiene viva aún. Sí, aún, parece increíble...
Normalmente tengo que ignorar la maldita voz de la razón, y esta vez, no me hace falta hacer ningún esfuerzo. Siempre he creído que aferrarse a ella e ir en contra de eso que me alimenta es inútil, porque acabas en el mismo sitio por un camino más largo, y más doloroso.
Quizás por eso me dejo llevar.
Hay veces que la razón sólo está ahí para hacernos daño.
Por eso, y por un millón de sensaciones más que soy incapaz de describir, para mí lo significa TODO.


La Ñeka ha hablado (aunque no la entienda ni Cristo)

PD.- Y para celebrar mi vuelta, un vídeo: My Way, Sex Pistols. 'Cause i did it my way...


3 comentarios:

Peledhir dijo...

Ni Cristo ni Play

:*

Denebola dijo...

Pero la versión de My Way, ¿mola o no? ;D

;*

Peledhir dijo...

todo lo que usted ponga, mola