18 junio 2010 | By: Denebola

Blanca y radiante va la novia

El día 1 de Octubre se casa una amiga de mis mejores amigas.
No es que me pille por sorpresa, sabía que la primera en caer sería ella, y si de alguien estaba segura que se iba a vestir de blanco, era de ella, y me hace mucha ilusión, no me malinterpreten, pero sigo sin verle la gracia al hecho de vestirse de pompón blanco virginal, una clara mentira, y ser el absoluto centro de atención.
Sí, bueno, la noche de bodas es una muy buena excusa para tener una larga noche de sexo, y la luna de miel, otra excusa más para irse de vacaciones injustificadas, pero no me hacen falta ninguna de las 2 excusas para perderme por el mundo ni entre las sábanas con la persona a la que quiero.
Después de... ¿8 años juntos? ¿10? Ni siquiera recuerdo cuánto llevan juntos, demasiados. ¿De verdad es necesario un papel que diga que alguien nos pertenece (del mismo modo que nosotros a esa persona) para saber que esa persona va a estar a nuestro lado el resto de nuestras vidas? Yo creo que no.
Y ustedes me perdonarán mi gélida opinión con respecto al asunto, pero mi amistad con la Iglesia nunca ha sido muy sólida, por no decir que nunca nos hemos llevado bien. Sigo pensando que el tema de la boda no deja de ser un mísero papel que otorga ventajas para la descendencia y otras fiscales.
Por eso no entiendo por qué a las mujeres, de golpe y porrazo, les entran unas ganas irrefrenables de pasar por el altar. Porque, de repente, a la más antisistema de mis amigas, le pareció la idea más fantástica vestirse de blanco. Y también a la más satánica (de blanco, de blanco, nada de boda oscura ni esa clase de cosas). No me cabe en la cabeza ese cambio de opinión. Puedo entender que a nuestros progenitores les ilusione ver cómo su hijo/a sienta la cabeza, pero, ¿mi generación? ¿Para qué un gasto tan grande?

Quizás el día de mañana, me vea afectada de esa misma necesidad irrefrenable de pasar por la vicaría que al resto de mis amigas, nunca digas nunca jamás, y no es que me niegue en redondo a ello, pero hoy por hoy no lo entiendo...

1 comentarios:

Elros dijo...

Dene va de boda, bieeen...

Yo no entiendo muchas cosas, pero lo de casarse... Todo debe depender de con quien