19 noviembre 2008 | By: Denebola

Entre el fuego y el hielo

Me hierve la sangre... Me quema, me altera, me enciende.
No entiendo cómo se puede ser así, cómo pueden salir ciertas palabras acerca de ciertas personas que califican de amigos de la boca de algunas personas.
Me enciende, me dan ganas de cruzarles la cara, de darles en el rostro con la mano abierta, de dar hostias en ocho.
Y más cuando, delante de ti, callan como rameras y te lavan el agua, y te alaban.
Presencio algo así, y me enciendo. Si hay algo que no soporto, es la mentira, y eso es mentira en grado sumo, con premeditación y alevosía. Y ese grado de cinismo, de perversión mental.. Que cuando ves que lo único que quieren es hundir tu ánimo en la más suma miseria, mis ojos arden en fuego. Porque, si por mí fuera, habría dejado la moral de esa persona a la altura del betún y además, sumida en el más mísero ridículo.
Odio la mentira, la odio. Prefiero que me omitan la verdad. La verdad hiriente. Pero la mentira...
Y me estoy cansando.
Si hay algo que me toca la fibra es que me mientan y me pongan cara de "¿Te jode? Lo sé... Y disfruto". Que me nieguen lo que yo sé que es cierto.
Mi don es la paciencia, la frialdad, el hielo.
Pero me estoy... Lo que se dice cabreando, pero en palabras mayores.
Tengo una mezcla dentro de mí, que empieza a expandirse, parecido a ese vaso, en el que el agua se hiela y se expande, y el fuego arde cada vez con más intensidad. Explosiva, sin duda. Y lo peor es que no sé por dónde va a salir.
No dudo que, pase lo que pase, la elegancia va a estar en mi mano derecha.
Porque estoy esperando el momento justo, ese en el que piensas "Ahora: suelta la bomba". Aunque tampoco descarto que esa persona se deje sin querer en evidencia. Es lo que tiene saber esperar, que estás ahí en el momento justo para salir a matar con el estilo suficiente.
Y la victoria sabe mil veces mejor...
No lo olvidemos: todas sabemos poner cara de tonta... El caso es que a algunas no nos hace falta. Destilamos la luz propia suficiente para deslumbrar sin necesidad de engañar.
Burning Ñeka.

2 comentarios:

Peledhir dijo...

Esa afoto me suena...

Dale duro!!!!!! Muerde!! pega!! araña!!! dejal@ echo polvo!!!

Denebola dijo...

La venganza se sirve en plato frío... Aunque me hierva la sangre :)